El 8 de Marzo del 2019, con ocasión del Día Internacional de la Mujer, EG Justice quiso homenajear a Mamá Anastasia, una incansable defensora de los derechos humanos. Queremos, con esta breve entrevista, elogiar no solo a la persona, sino al trabajo y compromiso que caracterizan su vida por una causa digna de todo sacrificio; la dignidad de la mujer Guineana y Africana.  

EG Justice: ¿Porqué y cómo comenzó su trabajo sobre igualdad?

Anastasia Nzang Nzé Ada (ANNA): Siempre he sido rebelde y combativa en un mundo de hombres, como lo fue en mi tiempo.  Este afán de lucha creció tras licenciarme en Ciencias Empresariales, especializándome en comercio exterior, pero realmente la formación que marcó el punto de inflexión fue mi Máster en Economía Social.  Esto aumentó mi afán de trabajar por el sector más vulnerable de la sociedad.

En Sevilla, España, me ayudó mucho el trabajar en organizaciones sin fines de lucro. Primero trabajé en Sevilla-Acoge, pero renuncié por discriminación racial, y decidí hacer un segundo Máster en Cooperación Internacional, especializándome en mujer y desarrollo. Al terminar el máster  hice prácticas en Panamá con una organización llamada Fundamujer; y así fue creciendo rápidamente mi compromiso. Después trabajé como cooperante por dos años en Burkina Faso, otros tantos en Senegal, seguido por Guinea Bissau y el Parlamento Andaluz, hasta que por fin volví a mí país en 2008. Una vez en Guinea, primero trabajé en el Ministerio de Asuntos Sociales y Promoción de la Mujer.  Me echaron en 2010 por creer que mis propuestas eran excesivas. En ese momento, y por los grandes vacíos que vi en aquel ministerio, junto con otras mujeres, fundamos la ONG Igualdad y Derechos Humanos de la Mujer en África (IDHMA).

La experiencia de volver al país y trabajar en el ministerio me sirvió para determinar desde qué sector y cómo ayudar a la mujer guineana y africana en general.

EG Justice: ¿Qué aconseja a la juventud sobre cómo afrontar y/o mejorar la situación actual del colectivo LGBTI que sigue luchando por su reconocimiento, respeto y equidad?

ANNA: la lucha que llevan a cabo es legítima y muy respetable.

Me preocupa que muchos del colectivo LGBTI en Guinea anden por la calle sin rumbo, en una sociedad hostil, y con padres que no les aceptan.

Soy defensora de los derechos humanos sin distinción y por eso siempre he apoyado a éste colectivo. Ya en Sevilla estuve colaborando estrechamente con ellos. Les recomendaría que no se desesperen.  La Declaración Universal de los Derechos Humanos les ampara.  No deben esconderse porque sus reivindicaciones son legítimas. Les animo a que sigan adelante con su lucha.

EG Justice: ¿Cuales son los mayores retos para GE en el tema de igualdad y género?

ANNA: yo creo que estamos en paños menores. Uf, queda muchísimo que hacer todavía.

Se deberían retomar y poner en práctica los nueve programas que existían en el Ministerio cuando llegué. Uno era sobre la alfabetización de la mujer adulta, jóvenes y adolescentes.  Otro era el PRAMUR, programa para la mujer rural. No se ha cumplido con dos de las estrategias de Beijing respecto a las mujeres, que tenían que ver con la transversalidad y empoderamiento.  Tampoco se hace lo suficiente para cumplir con los demás compromisos firmados en Beijing. El programa multisectorial de lucha contra la violencia de género en Guinea Ecuatorial y el programa de construcción e implementación de centros de acogida para víctimas de violencia domestica, tampoco se lleva a cabo; y un largo etcétera.

Si se retomaran estos programas sería un reto importante ponerlos en práctica.